Cómo comprar un coche usado

Cuando compres un vehículo de ocasión, pide que tu mecánico de confianza haga una revisión de los puntos más importantes del coche. Tú mismo podrás apreciar a grandes rasgos el estado en que se encuentra con las siguientes comprobaciones:

– Pregunta al vendedor los detalles referentes al uso que le ha dado al coche: la procedencia del vehículo, las razones por las cuales ha decidido venderlo y pídele que te deje probarlo.

– Puedes averiguar si el vehículo ha dormido en la calle si las gomas que juntan los cristales con la carrocería están resecas o deterioradas. También es síntoma de ello que la pintura del coche haya perdido su tono brillante o que presente zonas con tonos distintos (especialmente el techo).

– Para intuir el número de kilómetros real del coche, pregunta al vendedor acerca del libro de revisiones del vehículo aunque, en muchos casos, no se siguen las revisiones oficiales de la marca. Pide la ficha de la ITV del vehículo y comprueba que se han pasado todas las revisiones. Comprueba también la fecha de la primera matriculación del vehículo, puesto que puede haber sido matriculado más de una vez. Un volante que haya perdido el tacto rugoso (en el caso que lo tuviera) o que esté reseco, unos pedales gastados o una tapicería gastada son pruebas de un uso intensivo del coche.

– El hecho de que el motor haya sido limpiado (petroleado) no tiene por qué ser algo positivo. Limpiando el motor se eliminan posibles restos de aceite a causa de fugas del motor, por lo que no se puede comprobar si el motor pierde aceite o no. En ese caso, el único modo de averiguar si el motor pierde aceite es comprobar si el suelo queda manchado de aceite después de haber recorrido unos cuantos kilómetros con el coche. Fuente: es.cars.yahoo.com

Etiquetado con: